Austria, abril de 2021

El Servicio Social Residencial de Wels asiste a personas en situación de calle y a aquellas que están en riesgo de perder su hogar, y atiende a las necesidades básicas de los usuarios. El centro es un lugar seguro y alejado de las calles, donde los visitantes pueden tomarse un tiempo para relajarse, socializar, refrescarse y recibir una comida nutritiva. Además de atender a las necesidades básicas de los usuarios, el centro ofrece servicios de información y asesoría profesional a quienes lo necesitan.

En enero de 2021, nos pusimos en contacto con el centro y nos ofrecimos para preparar una comida caliente al mes. No obstante, debido a la pandemia por el COVID-19, la cocina del centro estaba restringida a su propio personal. Por consiguiente, tuvimos que preparar unas cincuenta comidas en un lugar privado.

Planeamos todo online de la mejor manera posible. Y para mantener la seguridad de todos durante la preparación, nos aseguramos de cumplir con los requisitos de sanidad y seguridad por COVID-19.

En esta ocasión, cocinamos zanahorias, garbanzos, col y col china, alimentos obtenidos en parte de granjas locales, y se sirvieron con pasta como plato principal. De postre hicimos un pastel de cacao con avellanas y crema de vainilla.

Cuando preguntamos al jefe del servicio por su opinión, contestó: “La comida estuvo deliciosa, especialmente el pastel, que dibujó una sonrisa en la cara de todos”.