En diciembre de 2017, justo antes de Navidad, voluntarios de la Asociación Holosófica de Croacia (HDH) salieron a las calles de Zagreb para distribuir pequeños paquetes, hechos de corazón, como regalo de Navidad.

Un grupo de voluntarios de Zagreb, Croacia, quiso hacer algo por los menos afortunados. El grupo distribuyó pequeños paquetes con frutas y galletas horneadas en su centro de meditación.

Los voluntarios fueron a la ciudad en varias ocasiones. Contactaron con personas que dormían en la calle, con gente que recogía botellas de los cubos de basura, para venderlas después, o que simplemente pedía limosna. Algunos de estos encuentros fueron muy conmovedores. Cuando les entregábamos el paquete, con unas palabras bondadosas y una pregunta por su situación, estas personas rompían a llorar.

Para el grupo fue una experiencia única haber compartido un poco de su tiempo con personas afligidas. Muy conscientes de que un paquete con frutas y galletas poco puede hacer para aliviar la situación, escuchar sus historias puede haber alentado sus corazones por un momento.