Hacernos regalos en diciembre es una tradición, así que tuvimos la idea de hacer unos pequeños regalos a niños inmigrantes en nuestro país.

Varios grupos de toda Eslovenia se reunieron para envolver 2.500 pequeños regalos que fueron donados para este proyecto. Cada bolsa contenía algo de comer y un pensamiento positivo y alentador.

Los regalos se entregaron a la Cruz Roja, quienes a su vez los distribuyeron entre los niños inmigrantes en el paso fronterizo de Šentilj. Este ejemplo nos muestra cómo uniendo esfuerzos y con un poco de buena voluntad se puede llevar a cabo una simple idea.

Share This

Share This

Share this post with your friends!